sábado, 10 de noviembre de 2012

¿UN REBAÑO DE ESPAÑOLES SILENCIOSOS?

Unas volutas de humo de un cigarro escriben unas palabras de Churchill en el aire: "No siempre los malos son inteligentes, ni los dictadores tienen siempre razón". Creo que todos sabemos en mayor o menor profundidad quiénes son los malos y quiénes los que dictan. Pero la mayoría silenciosa que el PP se ha arrogado como propia, en aletargado atontamiento, a la que da lo mismo todo mientras los gobernantes no afirmen ni nieguen nada, y a todo digan 'depende', y que no lee nada en las estériles humaredas de los puros de Rajoy, vota políticas que le perjudican pero que no son ni afimación ni negación radical de algo...eso les deja más tranquilos y la providencia dirá...
No sabiendo a qué atenerse entre tanto color grisáceo, prefieren que el sufragio se vaya a lo malo conocido: ése que confunde todas las nociones al más puro estilo 'opusdeista', ése que es escéptico, ése para el cual todo tiene su pro y su contra, y que a la postre siembra a voleo la duda de si lo bueno y lo malo son cosas distintas, si lo justo e injusto no serán tan contrarios como dicen, o si lo bueno o lo hijo de puta son sólo puntos de vista.

Lo bueno por conocer lo vemos por la Televisión Vertical de España echándose a la calle, con nocturnidad y algarabía, lo vemos como quieren que lo veamos: representado por una imagen sucia, marginal y delictiva...¡No, no, a esos no los voto, que dan mucho miedo!...Los mass-media 'demócrata' y cristianos oran
pro-vobis.
Todos esos que no salen a la calle, con los que tanto se llena la boca Mariano Rajoy, no se dan ni cuenta que están dando gusto con su actitud beatona de centro reformistas/transformistas a las palabras de Enver Hoxha: "Se trata, pues, de crear ilusiones con el fin de engañar a las masas que exigen radicales transformaciones revolucionarias". ¡La acción del Gobierno del PP definida por una figura insigne del Maoismo.!

Los que están dando respaldo al PP con su cabeza agachada y su mirar para otro lado, deberían recordar que un régimen absolutista no es un ente abstracto creado de un día para otro, una suerte de seta que aflora súbitamente tras las primeras lluvias; sino que es el resultado del acomodo paulatino de las mayorías 'silenciosas' y de unas relaciones sociales empapadas de apatía y nihilismo, que conceden su tutela efectiva a un Gobierno, a pesar de estar en su fuero más interno, en radical desacuerdo con él, pese a adjetivarse como 'Popular'.

Los rebaños de ganado, bien alimentados, guiados por uno o varios pastores que les protegen y tutelan, tienen su razón de ser si es que están destinados para acabar sacrificados en un matadero... ¿Vamos a ir al matadero todos en fila, obedientes y sin dar mucho trabajo al matarife?