sábado, 13 de junio de 2015

EL ACTO DEL PACTO

 Si entendemos que un perdedor es el que deja de tener algo, pierde quien antes había alcanzado las más elevadas cumbres de la aprobación electoral, la mayoría absoluta,  y quien ahora se ve sumergido en los más hondos cenagales de la desaprobación electoral, la mayoría simple ; y pierde también quien aspiraba a la mayoría absoluta y ha perdido las llaves para entrar por la puerta grande en la casa de esa aspiración .
 Los que tienen un mal perder,  cuando han perdido algo  y ven que otros lo encuentran, entran en un estado de pataleta que les lleva a escupir saliva creyendo que es veneno: califican los pactos de 'anti-natura' o de 'pactos entre perdedores'... ¡qué antojadiza es la memoria del que acaba de perder, cuando intenta denigrar al contrario descalificándolo públicamente de perdedor!. Todos tenemos algo fecal que esconder, y cuando la mierda acumulada desborda, hay que salir con el tractor y la cuba a regar el campo de purines.
El PP ha sido perdedor en sus aspiraciones y otras veces perdedor de facto: la llamada aritmética electoral hecha tiza sobre una pizarra es inexorable.
Hay compañeros de cama que siempre son bien recibidos, porque jamás molestan, y dormitan encima de la mesilla de noche sin ronquidos ni aspavientos, que son silenciosos cuando tienen que serlo y comunicativos cuando necesitamos de su muda conversación... los libros.
Al parecer fue Fraga quien españolizó la inglesa expresión ' strange bedfellows ',cuyo parto original atribuyen al escritor norteamericano Charles Dudley Warner, por  'extraños compañeros de cama',  para referirse en un principio a los camastrones  ministros franquistas que cambiaron el camisón por  el pijama de chaqueta y pantalón, para fundar el alter ego del PP de hoy: Alianza Popular. Después de unos años entraría en pubertad, despertaría en él el pactismo y el cinismo, y con la cara antes barbilampiña y ahora afeitada,esa cara que estaba llena de granos y ahora allanada por las arrugas y las verrugas, aparecería por una mitosis política el Partido Popular que hemos padecido.

A mí me suena extraño que compartan cama, con luz, porno y taquígrafos los representantes de los partidos políticos, a lo John Lennon y Yoko Ono; sobre todo cuando los prolegómenos de ese acto consisten en ponerse a parir y/o  abortar inmisericordemente...
 En diciembre de 2014, PP y EH Bildu pactaron  la subida del Impuesto de Actividades Económicas en un 41%... las sábanas son testigos/testigas de las más escandalosas intimidades.
Yo me pregunto con voz queda, ¿quién será el dante y quién el tomante en este extraño cameo?
En el año 2009, del ala ultraderechista  del Partido Popular de El Ejido salió un nuevo emPPrendedor llamado Juan Enciso 'El Xenófobo', creador de un nuevo partido, el Partido de Almería, que se extendió por la provincia  como una mancha de aceite de motor, obteniendo mayorías absolutas en cinco ayuntamientos. Pues este partido y con estos antecedentes venéreos, se lo hizo con el PSOE en una cama de matrimonio y sin condón, para conseguir el gobierno de la Diputación Provincial.
'Quizás el dante sea el presidente de lo que fuere y el tomante el que le sirve de mayordomo', me respondo a mi mismo, porque nadie me hace caso... como en el año 2008, cuando el PP de Rajoy y ERC votaron juntos,abrazaditos los dos y con los calzoncillos bajados, para cargarse el Proyecto de Presupuestos del Gobierno de ZetaPé.
No sabemos si quien va a dar salami en estos días, días en que ya se han cambiado las sábanas manchadas de los catres nocturnos y alevosos, es el PSOE o Podemos o Ciudadanos, pero los tres se pelean por ese privilegio de 'macho alfa' como dicen los 'morados', tan aplicadillos ellos con sus buenas notas, haciendo el nota.
Los franceses, en situaciones de toma y daca política, utilizan la expresión 'Compagnons de route' y no 'partenaires de lit'... Los españoles, con dos cojones, cuando no hay ni toma ni daca voluntario , prefieren pagar por la 'lit' a sudar yendo de 'route': mediante empresarios próximos al PP, Esperanza Aguirre, la peonza de la política española, compró los servicios políticos (quién sabe si sexuales) de dos diputados del PSOE de la asamblea de Madrid, para hacerse con el trono.
 La Revolución Francesa no amputó todo por igual: las buenas maneras y el decoro en el lenguaje se salvaron de la poda.
La 'route', en la jerga política francesa, viene a ser el período de tiempo en el que pactan caminar juntos los que antes se tiraban piedras. En este país es inconcebible ir de 'route' a palo seco: Pedro Sánchez, el Guapo del PSOE, invitó a Soraya Sáez de Santamaría, la erótico-festiva del PP, a irse de 'route' tomando cañas. Todo muy casto, muy afrancesado, pero con el toque cañí del etilismo.
   Cuando concluye ese tiempo de pasear juntos como tortolitos,  cada uno vuelve a tomar su camino electoralista, para intentar dejar de ser un 'perdedor' o para volver a compartir ruta, que no cama, con otro o con el mismo. Hay veces que somos testigos de cómo una pareja pasea varias veces juntas, y cómo, con el tiempo y un paraguas acaban siendo 'partenaires de lit'. Corin Tellado se hubiera puesto 'morada' con tanta fuente de inspiración. Los 'morados' y los 'naranjitos' inspiran los efluvios del poder y las mariposas de sus estómagos suspiran extasiadas...