jueves, 6 de abril de 2017

me río de verme tan viejo en este espejo

Con todo cariño, mucho cariño, cariño por uno mismo, por el otro, por todos los otros, cariño maternal tatuado en el brazo de un reo de homicidio, de violación y de asesinato,  cariño de vuestras mujeres, de vuestros hombres, de vuestras familias y vuestros próximos... todas son escrituras mentirosas de cariño, borrones de tinta sobre un papel seco, ajado, de porquería sobrado y yermo...

Casi riño... Casi a diario, casi sin justificación, con un casi ilimitado, casi todo el tiempo, en casi el mismo espacio, casi como Descartes, con un muy muy al principio, pero con una puerta trasera para escapar de las urgencias cotidianas y hasta de las cartesianas.
Casi riño... ¿Por eso hay cariño?... ¿Porque el 'casi' se queda en 'casi', y el 'riño' se tira a la perdición del olvido?