miércoles, 21 de diciembre de 2016

ENMOHECIÉNDOME UN POCO MÁS

La historia la recuerdo pintada de vivos colores, que ya no recuerdo, cada vez menos cuerdo. Y ahora la veo arrugada, cubierta de un moho gris, mustia, casi sin color... ¡Para lo que me sirve, la dejo como está y se acabó esta historia!