domingo, 7 de junio de 2015

ARISTOTELES Y LOS TONELES DE VINO QUE SE PIMPLA LA PATRONAL


El empresariado vuelve a Aristóteles, su inspirador en el tema de la esclavitud laboral. Cuando estudia el mercado laboral en tiempos de crisis económica, la patronal descubre que los trabajadores son realmente de carácter servil. Al igual que Aristóteles, el empresario español supone entonces que este servilismo-por-un-puñado-de-euros es constitutivo de la naturaleza instintiva que gobierna el entendimiento de los trabajadores que no pueden trabajar, de los esclavos de créditos tocomocheados en épocas de bonanza, deduciendo de todo ello, oye, que la clase trabajadora endeudada es servil por naturaleza y que, por lo tanto, deben ser atados salarialmente en corto para mantenerlos en ese estado de ganadería fácilmente pastoreable.