domingo, 7 de junio de 2015

TIVIDAD, TIVIDAD...QUE ALGO QUEDA... EN EL INODORO

Si era lamentable para los artesanos en extinción de entonces, que la relación costo-beneficio rigiera los balbuceos del mercado bebé-capitalista, hoy en día el amancebamiento productividad-competitividad para los herederos de aquellos artesanos, tanto en lo tocante a la rapidez como en lo montante a la crueldad, sería una razón más que suficiente para que Stuart Mill se inyectara una chuta de caballo en la vena, al contemplar el espectáculo... con el culo entumecido de un incordio anal, que es lo que viene a ser el amorfo-capitalismo contemporáneo.