sábado, 24 de mayo de 2014

SALIVAZO DIECINUEVO

Toda 'presona'  decente  ha de conservar intacto el precioso patrimonio del honor social de que cada uno es depositario: ese mojón compacto, marrón y de penetrante fragancia, que depositamos en la taza del báter nada más levantarnos... y que compartimos, gracias a la red de alcantarillado con el resto de la humanidad.