domingo, 4 de mayo de 2014

UNO: UN ENCIERRO AGOBIANTE




¿Encerrados en una sociedad, encerrados en un hormiguero o encerrados en un manicomio?. El malestar que provoca la luz en los ojos que sólo se abren cuando hay oscuridad es propio del habitante de la suciedad-hormiguero. El pensamiento del hormiguero-cañí se nos muestra encerrado en la muerte, pensamiento éste de la pensadora española María Zambrano. Encerrados en una imitación nostálgica de un mundo de ficción, (valga el Luis-Antonio-Villenismo), de un más allá que es una suerte/desgracia de arcadia feliz y perfumada: un más allá o más acá que cambia de ubicación como cambia la veleta al capricho y berrinche del tiempo, que si más allá, que si cielo, que si jardín, que si la paz interior...Durante un encierro el tiempo se vuelve más lento, lo que al ánimo le parecen dos horas, para el reloj son diez minutos reales en el zulo. ¡Agotados de esperar el fin!